El tiempo robado

El tiempo robado

Un ejército de hombres grises, con eternos cigarrillos humeantes colgados de sus labios, nos está robando el tiempo. Y no sólo no nos damos cuenta de ello sino que somos cómplices. Aprovechar el tiempo se entiende como hacer muchas cosas, ser muy productivo, estar atareado, ganar mucho, comprar mucho (tirar mucho).

Perder el tiempo es cualquier cosa que no sea eso: charlar con amigos, pasear sin rumbo, visitar a los ancianos. Jugar, leer, pintar, escribir. Soñar. 

Este es el argumento de Momo, la novela de Michael Ende (autor también de La Historia Interminable). 
Escrita en 1973.

45 años después, ¿nos hemos convertido todos en hombres y mujeres grises?

P.D.: Hoy Momo se identifica con un macabro juego/reto viral, que no tiene nada que ver con la entrañable niña de la novela.